Universidad Autónoma sede Providencia: Aerotermia, cielos radiativos y sistema de ventilación activo para conseguir optimas condiciones para los estudiantes y profesores

Construida el año 2011, este obra de 29.075 m2, 35 salas, 27 laboratorios de salud, 3 laboratorios de computación, casino y cafetería, cuenta con un innovador sistema de climatización por cielos y muros radiativos en base a energía Aerotérmica , además de un moderno sistema de ventilación activo. Su diseño arquitectónico estuvo a cargo de Guillermo Rosende & Asociados.

CLIMATIZACIÓN POR RADIACIÓN

Los sistemas radiativos de climatización se basan en una red de tubos capilares que recorren las superficies internas de los edificios, dándole vida a los materiales a través de la circulación de agua a temperaturas entre los 15ºC y los 30ºC. Estos capilares se instalan en cielos, muros o pisos, activando térmicamente los materiales constructivos, transformándose en superficies vivas que aseguran una calidad ambiental interior insuperable.

De forma similar a la circulación sanguínea en nuestro cuerpo, la red de capilares es capaz de capturar el calor interior del edificio, evacuándolo hacia el exterior a través de un sistema de control que maneja los flujos de calor. Este proceso es además mucho más económico que si se utilizara aire, ya que el agua necesita sólo una milésima parte del volumen para transportar la misma cantidad de calor.

SISTEMA DE VENTILACIÓN ACTIVO

La calidad del aire al interior de espacios cerrados debe asegurar un confort ambiental interior adecuado para los usuarios de éstos, brindando una sensación de bienestar y salud, asegurando que no se perturbe física o mentalmente a los usuarios, destacando como uno de los principales contaminantes el dióxido de carbono CO2

Por lo general, las aulas son lugares relativamente cerrados donde mucha gente está respirando a la vez, básicamente expulsando CO₂. Cuando la concentración del CO₂ supera las 1.000 ppm (partes por millón) se empieza a notar que el ambiente “está pesado”, lo que tiene un impacto negativo en el rendimiento académico y salud: dolores de cabeza, falta de concentración, somnolencia, fatiga, mareos y genera una gran barrera en los procesos asociados al aprendizaje.

Las salas de este edificio cuentan con un sistema de ventilación activo que permiten tener el C02 bajo los 1.000 ppm para garantizar condiciones optimas para los estudiantes y profesores. El sistema de ventilación activo suministra constantemente aire fresco para lograr una calidad de aire superior sin causar corrientes de aire desagradables. La temperatura y niveles de CO2 mejoran considerablemente en todas las aulas, mientras que el consumo anual de energía se reduce significativamente.

Interior Universidad Autónoma, sede Providencia